Sin categoría

Citas y Reseñas VIII Conversación Clínica

tumblr_p9h0rbGzms1vi1dfbo1_1280

ENTRADA I

“El término invención se opone al de creación. El acento propio de la invención es -seamos tautológicos- su carácter creacionista. La creación pone el acento sobre la invención ex nihilo, a partir de nada. Es el acento teológico de la palabra creación.”

“Hay seguramente una zona semántica común entre invención y creación. La invención se opone más fácilmente al descubrimiento. Se descubre lo que ya está ahí, se inventa lo que no está. Es por ahí que la invención es pariente de la creación. Pero el acento del término “invención” es en este caso una creación a partir de materiales ya existentes. Le daré a buen grado a la invención el valor de bricolage.”

 Miller, J.A. La invención psicótica. Virtualia 16. Febrero/Marzo 2007. Pag 1.

“Freud, es cierto, llega a entificar, si puedo decirlo así -hace que algo sea, algo que sería la cosa de la que hablaba ahora mismo con el nombre de la naturaleza, clava toda una serie de banderitas en lo que se soporta como un cuerpo, habla de la pulsión como de algo que tiene que ser y que está vinculado a configuraciones muy precisas en ese cuerpo, y especialmente a cuatro orificios que juegan un papel patente y notorio.

“Pero, incluso cuando entifica, es claro, sobre todo si uno se refiere a lo que escribió antes sobre la pulsión, que esta pulsión no es una substancia sino un vector. Es un signo matemático de algo que se trata de justificar.”

J.Lacan. El fenómeno lacaniano. En Uno por Uno Nro 46, 1998. (1974)

“(…) la lengua del cuerpo, que es la del goce, no autoriza ningún hedonismo feliz. Obliga a enfrentarse a su real. Este último inevitablemente, cuando el sujeto trata de negarlo, burlarlo, olvidarlo, irrumpe y hace fracasar los algoritmos mejor concebidos, las bases de datos más extensas, los cálculos más masivos que todo pretenden explicar, evaluar, prever. Esta emergencia de lo real es hueso que permite interrogar las ilusiones que someten al sujeto en su creencia de ser “amo de su cuerpo” gracias a normas de bienestar.”

  Laurent, E. El reverso de la biopolítica. Grama, Buenos Aires, 2016. Pág 12.

ENTRADA II

“Están los fundamentalistas, los que tratan de reinventar un Nombre-del-Padre inventando un dios feroz que los empuja hacia la muerte, con un superyó que plantea la pregunta acerca del plus de goce. Esto forma parte del momento actual de la civilización que llamo, no delirante sino un sentimiento delirante de la vida, es decir, vivir más bien con las invenciones particulares que ocupan el lugar de lo que fue esta herramienta más estándar que es el Nombre-del-Padre. En este sentido podemos entender por qué Lacan dijo, en este momento mismo de la civilización, “todo el mundo es loco, es decir delira”: somos llevados a inventar nuestra herramienta particular para guiarnos en materia de goce, en lo que es el abordaje sintomático de la relación sexual, sin el apoyo de estos instrumentos listos para usar. Por eso hay que hacer un esfuerzo más, no para ser republicanos como decía Sade, para gozar sin censura como lo querría Sade, sino un esfuerzo más para inventar algo que nos pueda servir para orientarnos.

En este sentido, este momento de la civilización está más en simpatía con el esfuerzo que tienen los psicóticos de inventarse recursos particulares cuando no creen en el instrumento estándar que es el Nombre-del-Padre.

En lugar de un mundo estandarizado vivimos más bien en mundos múltiples que se van duplicando, que son leídos a partir de significantes amos no estándar y que coexisten. En cierta manera se podría decir que el mundo es menos estándar de cómo lo era antes porque los instrumentos que permiten leerlo están más a la medida de cada uno, están más desestandarizados. Así, el movimiento de globalización de la civilización que produce un efecto homogeneizante en cierto nivel imaginario, con modelos imaginarios de comportamiento. Pero estas propuestas de estandarización imaginaria están acompañadas, al mismo tiempo,  de una desestandarización a nivel simbólico. Hay un movimiento dialéctico que a veces no se percibe. No hay que pensar que el mundo de la globalización impuesto por la ciencia produce únicamente el efecto homogeneizante. A través de la manera con que la ciencia, al globalizarse, hace callar a los Nombres del Padre y enmudece frente al hecho de dar indicaciones acerca de cómo vivir la cuestión sexual, se produce también en los sujetos este movimiento de reinventar, de reincorporar nuevas herramientas para ubicarse frente a las exigencias de goce que se nos imponen desde la civilización”.

Eric Laurent, El sentimiento delirante de la vida. Colección Diva (2011)

“(…) el hombre ama a su imagen como lo que le es más prójimo, es decir, su cuerpo. Simplemente, de su cuerpo no tiene estrictamente ninguna idea. Cree que es yo (moi). Cada uno cree que es él. Es un agujero. Y después, afuera está la imagen. Y con esa imagen hace el mundo.”

J.Lacan. El fenómeno lacaniano. En Uno por Uno Nro 46, 1998. (1974)

“[…] la signifcantización del falo, y por lo tanto de toda operación de signifcantización, depende de la lógica del bricolaje. Esto nos permitirá formular la hipótesis de que el sinthome es una pieza separada para disfuncionar, una pieza carente de función que traba las funciones del individuo. El bricolaje que propone el psicoanálisis es el de encontrarle una función. El ejemplo de Joyce es inevitable, el de un sujeto afectado por un síntoma, que no es automatismo mental pero depende de ecos en el lenguaje, dice Miller en Piezas sueltas. Lejos de hundirse con él, de ser esclavizado por el síntoma, tiene un margen de maniobra para construir con ese síntoma un escabel, un pedestal sobre el que poner algo bello.”

Bricolear, si se me permite el neogalicismo, es la exploración del psicoanálisis como imposible, es encontrar una función que se aplica al sinthome, no como formación del inconsciente curable, sino como la práctica de un uso lógico que nos permite alcanzar su real, el No hay del que padece cada quien, sea el no hay relación sexual, sea el no hay del Nombre del Padre.”

Cita extraída del artículo “Bricolés” por Ricardo. D. Seldes recogido en el número 7 de Papers 777, que incluye siete artículos bajo el título “El último Lacan con las psicosis hoy”

 

CITA RESEÑADA:

LOS SEIS PARADIGMAS DEL GOCE (J.A Miller)

En torno a la conversación clínica bajo el título “cuerpos y bricolajes” este sería un intento de bricolaje que reune citas en la que se hace referencia al cuerpo en cada uno de los paradigmas del goce que propone J.A Miller.

Del primer paradigma -La imaginzarización del goce:

El gesto inaugural, liberador, de Lacan se cumple bajo la bandera de la no-relación de lo imaginario y de lo simbólico. Extrajo de modo inolvidable el orden simbólico en su autonomía y enseñó a los analístas que había algo como la lógica, prescidiendo de toda referencia al goce del cuerpo, para establecer sus leyes. (pag 146)

Del segundo paradigma -La significantización del goce:

El significante anula el goce y lo restituye en forma del deseo significado. (…) ¿Donde está el goce entonces? Repartido entre deseo y fantasma. (…) Este fantasma comporta la vida, el cuerpo viviente por la inserción del pequeño a como imagen incluida en una estructura significante. Del lado del sujeto barrado tenemos, por el contrario, un ser de muerte porque es solamente función significante. (pag 149-150)

Del tercer paradigma -El goce imposible:

En la “Etica del Psicoanálisis” tenemos el goce conectado al horror, hay que pasar por el sadismo para comprender algo. Cuando se está en el lugar del goce se produce como una terrible fragmentación corporal y no le es suficiente a Lacan una sola muerte para dar cuenta, le agrega la segunda. (pag 155)

Del cuarto paradigama -El goce normal:

Lacan describe el inconsciente exactamente como un ano o como una boca. Lo describe al mode de una zona erógena para mostrar aquí que hay una comunidad de estructura entre el inconsciente simbólico y el funcionamiento de la función. Por comenzar así le fue suficiente decir en una frase, “algo en el aparejo del cuerpo está estructurado de la misma manera que el inconsciente”. (pag 157)

La operación de alienación no nos da más que un sujeto del significante, reducido a una falta del significante; es decir, no tiene otra sustancia que el conjunto vacio. Podemos buscar a tientas en dónde se encuentra ahí una sustancia susceptible de gozar, no encontraríamos ninguna. Para poder presentar la operación de la separación y la introducción de un objeto a como respuesta a la falta de significante, hay que substituir discretamente al sujeto el cuerpo viviente, el cuerpo sexuado. (pag 159)

Del quinto paradigma -El goce discursivo:

El ser previo es un ser de goce, es decir, un cuerpo afectado por el goce. Esta es la razón por la que Lacan dice en su seminario “El reverso del psicoanálisis” que el punto de inserción del aparato significante es el goce. Este punto de inserción nunca había sido mencionado como tal hasta entonces y obligaba a una subrepticia sustitución del cuerpo al sujeto, porque teniamos antes un funcionamiento de alguna manera autónomo, cerrado en sí mismo del orden simbólico. Es lo que condujo a Lacan, fuera de toda noción de la autonomía de lo simbólico, y contrariamente a la noción de autonomía de lo simbólico, a plantear que el significante es aparato de goce. (pag 166).

Del sexto paradigma -La no-relación:

Hay goce en tanto es propiedad de un cuerpo viviente, es decir, una definición del goce que relaciona al goce unícamente con el cuerpo viviente. Sólo hay psicoanálisis de un cuerpo viviente y, sin duda, que habla. El “y que habla” es aun para Lacan lo que merece ser calificado de misterio. Este punto de partida que privilegia el goce instaura la no-relación entre goce y Otro. Aquí disjunción quiere decir no relación. (pag 175).

Es así que la no-relación requiere de la invención. Es en este paradigma donde el concepto de bricolaje toma todo su peso.

Iñigo Martinez

CITA RESEÑADA:
ablar con el cuerpo. La crisis de las normas y la agitación de lo real. Elisa Alvarenga. Presidente de la FAPOL
ENAPOL VI “Hablar con el cuerpo”

El desorden en la civilización tiene como contrapartida diversos intentos de regular y evaluar; en nuestro campo, podríamos citar tanto el excesivo acceso a los psicotrópicos como la demanda de psicoterapias “autoritarias”. Intentos de regulación frente a la crisis de las normas y a la agitación de lo real, que encuentran múltiples maneras de manifestarse: violencia, infracciones de diversa índole, agresividad, síntomas diversos, abuso de drogas, pasajes al acto, etc.

Hablar con el cuerpo está en el horizonte de toda interpretación. El analista ofrece su cuerpo para que el paciente aloje su exceso de goce y haga existir el inconsciente. Se trata ahí de un nuevo concepto, el inconsciente real que no se descifra, sino que causa el ciframiento simbólico del inconsciente.

http://www.enapol.com/es/template.php?file=Textos/Hablar-con-el-cuerpo_Elisa-Alvarenga.html

Cosme Sánchez
ENTRADA III
El cuerpo propio y sobre todo su superficie es un sitio del que pueden partir simultáneamente percepciones internas y externas. Es visto como un objeto otro, pero proporciona al tacto dos clases de sensaciones, una de las cuales puede equivaler a una percepción interna. La psicofisiología ha dilucidado suficientemente la manera en que el cuerpo propio cobra perfil y resalto desde el mundo de la percepción. También el dolor parece desempeñar un papel en esto, y el modo en que a raíz de enfermedades dolorosas uno adquiere nueva noticia de sus órganos es quizás arquetípico del modo en que uno llega en general a la representación de su cuerpo propio”. (Pág.27)
El yo y el ello (1923) Sigmund Freud Obras completas Volumen XIX. Amorrortu editores

(….) ¿cuál es la fuente, el origen del lenguaje? Parece imposible pensar pura y simplemente que sea el cuerpo -que el cuerpo, como dicen, invente su expresión-. El lenguaje es un parásito al que es posible coordinar -estos hechos que Freud denomina como reprimido primordial, como lo Urverdrangt. Lo que hay como agujero en el centro del lenguaje vale igual que lo que hay como agujero en el centro del cuerpo, de lo cual solo sabemos sus proliferaciones imaginarias. Debe haber también un corazón, un agujero en el centro de lo real. Es lo que permite figurarse esta configuración tórica que articulo con el  nudo borromeo.

                             J.Lacan. El fenómeno lacaniano. En Uno por Uno Nro 46, 1998. (1974)

Se dice “El órgano crea la función”. No es la tesis de Lacan. Para él hay una antinomia entre el órgano y la función. Uno tiene los órganos y después, para qué sirve eso, no se lo encuentra más que poco a poco, y es bastante problemático. ¿Qué se hace con los pelos, con el cabello? Eso varía según los momentos, según las civilizaciones.

                      Miller, J.A. La invención psicótica. Virtualia 16. Febrero/Marzo 2007. Pág 3.

ENTRADA IV

Freud se dedica a reflexionar sobre la función de la tensión con una especie de ingenuidad. ¿Qué otra cosa más vaga puede decirse que considerar un cuerpo -entiendo por cuerpo lo que ustedes son aquí, delante mío, presentes con su cuerpo- como algo que tiene más o menos cosquillas?.

En la práctica analítica no se trata simplemente de hacer cosquillas. Uno se da cuenta de que hay palabras que incitan y otras que no. Es lo que se llama interpretación.

J.Lacan. El fenómeno lacaniano. En Uno por Uno Nro 46, 1998. (1974)

La idea de que la función del lenguaje determina al ser hablante es una tesis constante en Lacan. Lo que esto agrega aquí es que se tiene que encontrar la función del órgano-lenguaje. Todo ser hablante se encuentra habitando el lenguaje -basta con representarse el mundo de palabras y de escritos ques sostienen una venida la mundo- pero el lenguaje no es más que una envoltura. Es como si se injertara este órgano fuera-de-cuerpo al ser hablante, y para cada uno se plantea la cuestión de encontrar la función del órgano fuera-de-cuerpo, de hacer algo con ello.

                       Miller, J.A. La invención psicótica. Virtualia 16. Febrero/Marzo 2007. Pág 6.

“Algunos casos de psicosis que se hallaban más allá de la influencia terapéutica hacían que la ubicación de Freud en el tratamiento de sujetos psicóticos se asemejase a esa forma de “autohacer” propia de la figura del bricoleur, a la cual Claude Lévi-Strauss hacía referencia (El pensamiento salvaje). ¿Cómo definir este tipo de operación que no tiene ni la forma reflexiva, ni la expresión formalizada, ni la progresividad rigurosa de los saberes transmisibles?

Para definirla, Lévi-Strauss introdujo la imagen del pensador “primitivo” como artista-bricoleur que utiliza lo que tiene a mano para realizar todo tipo deodd-jobs, es decir, de apaños dentro de un inventario determinado de materiales o enseres domésticos.

El bricolaje no procede ni de un proyecto coherente -para el bricoleur se trata siempre de una intervención puntual y ocasional-, ni de un saber específico –el bricoleur reutiliza los materiales que encuentra y que estaban destinados a otros empleos: los resultados son inciertos, nunca son idénticos y, por lo tanto, son difícilmente reproducibles. Lo esencial es que los objetos que poseen un significado en el lenguaje normalizado pueden obtener un nuevo significado, ser objeto de nuevos usos-. Por todo ello, la posición de Freud en el tratamiento del delirio sugiere el bricoleur y siempre en la lógica del caso por caso.”

Vicente Palomera (2014) Pioneros de la psicosis. Editorial Gredos

ENTRADA V

“En el ser vivo (pluricelular), la libido se enfrenta con la pulsión de destrucción o de muerte; esta, que impera dentro de él, querría desagregarlo y llevar a cada uno de los organismos elementales a la condición de la estabilidad inorgánica (aunque tal estabilidad sólo pueda ser relativa). La tarea de la libido es volver inocua esta pulsión destructora; la desempeña desviándola en buena parte —y muy pronto con la ayuda de un sistema de órgano particular, la musculatura— hacia afuera, dirigiéndola hacia los objetos del mundo exterior. Recibe entonces el nombre de pulsión de destrucción, pulsión de apoderamiento, voluntad de poder” (Pág.169)
El problema económico del masoquismo (1924) Sigmund Freud Obras completas Volumen XIX. Amorrortu editores (Pág.169)

El Otro no existe quiere decir que el sujeto está condicionado a devenir inventor, es empujado en particular a instrumentalizar el lenguaje. Todo se juega allí. Se ve bien la diferencia entre los sujetos que alcanzan a hacer del lenguaje un instrumento y aquellos que permanecen instrumentos del lenguaje.

                     Miller, J.A. La invención psicótica. Virtualia 16. Febrero/Marzo 2007. Pág 9.
CITA RESEÑADA :

Cuerpos escritos, cuerpos hablados. X Jornadas de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis. Body Book

https://elp.org.es/wp-content/uploads/2011/11/jornadas_X_Zaragoza_Body-Book_X-Jornadas-ELP_op.pdf

Como señala Rosa María Calvet “Body book es un work in progress de aquello que del síntoma no deja de no escribirse. -Cuerpos escritos, cuerpos hablados- pone el acento en el hecho de que en la práctica psicoanalítica cuando nos hacemos partenaire del síntoma bajo transferencia, tanto el campo del lenguaje como la función de la palabra incluyen también al registro de la letra en su radical disyunción con el significante y con los sentidos que este transporta en las cadenas de semblantes, que el inconsciente ofrece en la metonimia del deseo como deseo del Otro”.

Algunos de los artículos que encontramos en dicha compilación son los siguientes: La Otredad del cuerpo (Rosa M. Calvet), el cuerpo en Melanie Klein (Alicia Calderón de la Barca), el cuerpo en la teoría de Anna Freud (Jorge Sosa), el cuerpo en el discurso universitario (Hebe Tizio), el cuerpo y la pulsión de muerte (Lucia D’Angelo), tu cuerpo es tuyo (Miquel Bassols), el cuerpo en la pubertad (Victoria Vicente), el cuerpo en la anorexia (Graciela Sobral), etc.

Cosme Sánchez
ENTRADA VI
“Lacan nos habla en en los años 70 del cuerpo en tanto no se engancha al Otro y goza del Uno solo de manera autística: recordemos que llamaba a este goce el goce del idiota. Es el goce fálico pero tomado en su dimensión autística, solitaria, cortada del Otro. Y este cuerpo que goza solo, habla y lo real es su misterio. ¿Lo real de su goce o lo real que lo hace hablar?”
            Fajnwaks, F. Como vivimos hoy. Nuevos goces: el cuerpo y la aversión por el lenguaje en el siglo XXi. Grulla, CIEC,     Córdoba, 2015 (pág. 86)
“Lacan es conducido a decir que el sinthome es real -y nosotros lo repetimos como loros- pero hay que comprender que esta fórmula toma su verdadero sentido cuando la oponemos a la fórmula de Freud: las pulsiones son nuestros mitos. Para pensar la relación del inconsciente con el cuerpo, Freud recurrió a un concepto-mito; con el sinthome, Lacan intenta elaborar un concepto operatorio. Evidentemente, el mito es una manera de acercarse a lo real. Cuando desfallecen los medios operatórios de lo simbólico, se recurre al mito para designar el punto real. Para decirlo de otra manera, detrás de la pulsión de Freud está el sinthome de Lacan. La pulsión freudiana es la interfaz, todavía mítica entre lo psíquico y lo somático, mientras que el síntoma lacaniano es la conexión real del significante y el cuerpo.”

             Miller, J.A. El partenaire-síntoma, Paidós, Buenos Aires, 2008 (1998), pág 387.

CITA RESEÑADA:

Deshecho y bricolajes

El analista —al menos he intentado hacer que haya analistas de esta índole— es alguien que se da cuenta —lo peor es que es preciso que se dé cuenta él mismo— de que aquello de lo que se trata en el efecto de cualquier cultura, en el fondo del fondo del torbellino, quiero decir lo que
hace causa, pues bien, es un desecho. No todo el mundo se da cuenta de eso, pero sólo tiene el derecho a autorizarse a ser verdaderamente un analista aquél que se ha dado cuenta de eso. Ser un desecho es a lo que aspira sin saberlo cualquiera que sea un ser hablante 

Cualquiera que sea, un ser hablante está apresado en este torbellino que es la verdadera carrera de su deseo —deseo del que habrán aprendido sin duda que es la esencia del hombre. Un tal Spinoza se dio cuenta, mucho antes de que existiera el psicoanálisis. A Dios gracias, deja caer un velo sobre lo que sucede con la auténtica causa del deseo. *

Partiendo de la aceptación de ese hecho podemos decir que toda producción humana es una defensa  que tiene como función mantenernos a  una cierta distancia del deshecho,  distancia que pueda permitir  mantener ese deseo en la carrera, es decir circulando, y nos aleja de ese goce innombrable que supone  encarnar  ese deshecho.

Eso  es lo que nos convierte a todo el mundo en loco pues necesitamos un delirio, una creencia, para construirnos  una nominación por mínima que sea .

El hombre ama su imagen como lo que le es más prójimo, es decir su cuerpo. Simplemente, de su cuerpo no tiene estrictamente ninguna idea. Cree que es el yo (moi). Cada uno cree que es él. Es un agujero. Y después afuera está la imagen. Y con esta imagen  hace el mundo.  *

Siguiendo a Miller diremos que el cuerpo es comparable a un montón de piezas sueltas, que deberán encontrar una forma de ensamblarse. El cuerpo disfunciona  y es preciso tratar ese disfuncionamiento.  Simbólico e imaginario constituyen los semblantes con los que atrapar el goce, sino del todo al menos en parte.

En la posibilidad del  tratamiento de lo real por el semblante se establece una cierta diferencia entre neurosis y psicosis. Miller nos dice que la externalidad corporal en la psicosis hace que ese ser hablante necesite algún medio artificial para poder habitar su cuerpo.   Son invenciones que sirven para ceñir el cuerpo. Tatuajes, piercings, deporte, adscribirse a  ciertos tipos de vestimenta o a las marcas,  etc. Son  formas que están del lado de lo imaginario,  imaginario de seguridad que aleja al sujeto del agujero.

 *( Lacan; conferencia pronunciada en Niza el 30-11-1974;El fenómeno lacaniano)

Teresa Monreal

 

CITA RESEÑADA:

 

El inconsciente y el cuerpo hablante por JACQUES-ALAIN MILLER1

El siglo XXI, instituido bajo el imperio de la técnica, que deja a la intemperie lo real del vínculo social, esto es, la inexistencia de la relación sexual,  exige una apremiante necesidad de actualización para el psicoanálisis. El psicoanálisis cambia al compás de esta transformación que se aprecia en el orden simbólico y en el real. Con Lacan, nos dice Jacques-Alain Miller, no todo es semblante en el orden simbólico del siglo XXI, hay un real.

Jacques-Alain Miller, advertido de este cambio como un hecho, propone en esta conferencia de clausura prestar atención a la brújula que Lacan aporta en su última enseñanza. Siguiendo su orientación, va otorgando las vías propicias para abordar el siguiente congreso de la AMP, que finalmente anuncia, llevará por título “El inconsciente y el cuerpo hablante”.

Da a conocer el tema del próximo congreso verificando la existencia de una evolución en la doctrina de Lacan, que implica la sustitución del concepto de inconsciente freudiano por el de parlêtre lacaniano en la última enseñanza vehiculizada a través de la lógica borromeana de los nudos. Tras el trabajo dedicado en los dos congresos precedentes a lo simbólico y lo real, lo imaginario y su articulación indudable con el cuerpo llaman a ser trabajados por los analistas. Para ejercer tal labor con el rigor que corresponde, ha de tomarse en cuenta el cuerpo habitado por el goce y marcado por el lenguaje, elucubración de saber sobre lalengua, esto es, el cuerpo hablante.

La práctica analítica en la era del parlêtre supone trabajar con el sinthome y no con el síntoma como formación del inconsciente. Supone, por tanto, sustituir un efecto de sentido inducido por la sustitución de un significante por otro, por el acontecimiento de cuerpo, emergencia de goce.  Así mismo, la sublimación freudiana en su entrecruzamiento con el narcisismo queda conceptualizada en el término escabel, en el que se alza el parlêtre en su lado de goce de la palabra. De ahí la fascinación de Lacan por Joyce y su obra Finnegans Wake, pues hizo del síntoma mismo, como fuera de sentido, el escabel de su arte.

El cuerpo, el parlêtre no lo es, lo tiene y por lo tanto tiene que vérselas con él. El cuerpo hablante que tiene sus dos goces, goce de la palabra y goce del cuerpo,  el uno que conduce al escabel, el otro que sostiene el sinthome. El cuerpo hablante es como tal substancia gozante. Es del cuerpo de donde son tomados los objetos a y en el cuerpo es donde se extrae el goce para el que trabaja el inconsciente.

Y así llega Miller a decantar que lo real del inconsciente es el cuerpo hablante. Y añade que, en el actual orden simbólico, concebido como una articulación de semblantes, la única vía que se abre para el parlêtre es hacerse incauto de un real, es decir, montar un discurso en el que los semblantes atrapen un real, indiferente al sentido, como única lucidez para orientarse.

Mantiene la tensión comparativa en la enseñanza de Lacan para mostrar la nueva orientación ajustada a las nuevas exigencias, señalando que cuando se analiza el inconsciente el sentido de la interpretación es la verdad, mientras que cuando se analiza el parlêtre, el cuerpo hablante, el sentido de la interpretación es el goce. La interpretación es, pues, un decir que apunta al cuerpo hablante para producir un acontecimiento y como decía Lacan, llegar a las tripas. De esto es de lo que se trata en el psicoanálisis del siglo XXI.

1.     Conferencia pronunciada por Jacques-Alain Miller en la clausura del IX Congreso de la Asociación mundial de psicoanálisis (AMP) el 17 de abril del 2014, en París, presentando el tema de su X Congreso.

Bárbara Gallastegui Amores

Anuncios